Crónica del Castillo de Eramprunyà y la Cueva de Bruguers

Pequeña pero interesante ruta de la Cueva de de Bruguers, en un entorno inmejorable y con un día que nos sorprendió ya que la temperatura fue agradable durante toda la salida.  

Iniciamos la subida hacia el castillo de Eramprunyà sorteando pequeños resaltes y haciendo alguna que otra pequeña grimpada por las rocas, donde nos detuvimos para ver las sorprendentes formaciones tanto del puente de roca como de la cueva que encontramos en el primer tramo de la subida.

El sendero continua adentrándose entre la vegetación y ascendiendo hasta dar a una explanada donde el camino de bifurca, a la derecha subida al castillo de Eramprunyà, a la izquierda la Cueva de Virgen de Bruguers.

Ver galería de fotos

En primer lugar decidimos visitar el Castillo, donde se puede contemplar todo Barcelona; incluso se veían las tres torres de Sant Adriá del Besòs. Sin lugar a dudas, unas vistas que en días despegados son espectaculares, nos hicimos unas fotos para el recuerdo de la visita y subida al castillo, una vez fuera continuamos la marcha. De vuelta a la explanada donde se bifurcan los caminos, en este caso para coger el camino que nos lleva a la cueva de Bruguers, el camino está señalizado con flechas azules y amarillas pintadas en el suelo y rocas.

Entramos en un camino frondoso que siempre tenemos que tomar a nuestra izquierda, al fondo divisamos unas pequeñas ruinas. Una vez llegamos a ellas, la entrada a la cueva queda a la izquierda, la entrada está equipada con un cable de acero que nos servirá de apoyo durante el descenso pero nos será más útil para la subida. La vuelta la realizamos por el mismo camino esta vez giramos a mano derecha siguiendo las marcas del suelo.

Paramos de nuevo en la explanada donde nos paramos para comer algo, aprovechando para descansar, echarnos unas risas, proponer nuevas salidas, y disfrutar de la tranquilidad de la montaña. Bueno, todo esto hasta que Antonio comentó ‘’que echamos un café o que’’ y la verdad que era buena hora las 14:30 y un café entraba bien después de comer. Con lo cual nos pusimos en marcha para volver hacia los coches, tomarnos un café y comentar la salida.

De nuevo buena salida, buen día y mejor compañía.

Salud y montaña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 4 =