Crónica de la ferrata Teresina

De nuevo al ataque!!!! Esta vez nos fuimos a Montserrat para hacer unas de las ferratas más espectaculares de Montserrat.

Esta ferrata nunca decepciona, con la aproximación por el camino y la canal ya empecemos a calentar piernas ya que tienes que ir sorteando y escalando pequeños pedruscos que nos encontramos en la misma canal.

Una vez en el inicio de la vía nos colocamos los equipos de seguridad y empecemos con fuerza los primeros pasos, enseguida nos vimos en el puente de roca donde las vistas son sorprendentes, las nubes estaban por debajo nuestro y la exposición al vacío se hace notar en el paso por el puente de roca, ya que por ambos lados puedes notar el vacío la sensación de vértigo hacia su presencia en la cara de más de uno. (jejeje)

Después del paso por el puente continuamos esta vez pegados a la pared tirando de cable y de escalones para subir hasta nuestro primer objetivo la aguja redonda. Una vez en la aguja no pudimos pararnos mucho ya que el aire era demasiado fuerte como para descansar un rato, con lo cual nos hicimos unas fotos y continuemos con la bajada.

La bajada que es una de las partes ‘’complicadilla’’ ya que las grapas parecen haber encogido en este tramo, caven las puntas de las botas y poco más, pero bueno lo pasamos sin problemas y seguimos el camino esta vez ya por tierra ‘’firme’’ realizando pequeñas subidas y bajadas a través de árboles y arbustos hasta encontrarnos con una subida de pasos laterales, la cual nos deja de nuevo en un camino con una fuerte pendiente en la que tienes que ir sorteando árboles, ramas, tierra suelta… hasta llegar a la famosa y esperada chimenea final.

Como no, esta parte de la ferrata es la más esperada y su paso no decepciona, la estrechez y la subida a través de las pequeñas y redondas grapas nos dejan un buen paso para disfrutar más la llegada al mirador, punto final de la subida.

Después de la parada para echar el bocata y recuperar fuerzas nos ponemos en marcha para afrontar la bajada por el canal del Mejillón, una bajada que tiene sus pasos complicados está equipada con cuerdas y cadenas ya que es una canal de subida pero también puedes descender por ella.

La bajada es un (romperodillas) exigente casi como la subida pero a su vez motivadora ya que cuenta con tres rapeles que te hacen olvidar los tramos complicados de la bajada.

Completamos la bajada con el último rapel que nos deja al inicio de la vía ferrata y continuamos a pie hasta los coches.

Buena vía ferrata, buen día, mejor compañía.

Salud y montaña.